¿Por qué los precios cambian? ¡Atento!

Sí, es muy molesto y lo sentimos, pero debes saber que el precio de los billetes de avión cambia constantemente y en tiempo real.

¿La explicación? Por un lado, los billetes de avión son vendidos por agencias de viajes a través del mundo, pero también son comprados por viajeros de todo el mundo a través de miles de páginas web. Eso significa que hay muchísima gente comprando los mismos billetes que tú simultáneamente. Por otro lado, las empresas utilizan técnicas comerciales como el Yield management, para optimizar la ocupación de sus vuelos. Es decir, suben o bajan los precios con regularidad, dependiendo de la demanda, la competencia y la ocupación de los vuelos.

El precio puede variar de un minuto a otro y esto explica cualquier diferencia de precio que te pueda aparecer. También es posible que los precios cambien entre una búsqueda y otra. Da rabia y lo entendemos, a nosotros también nos pasa ;-(

Por estos motivos, te recomendamos:

1 – Reservar con la máxima antelación posible ya que, por norma general, los precios serán mejores. Lo ideal es hacerlo con 6 a 9 meses de antelación, a no ser que sean vacaciones fuera del calendario escolar. Ten en cuenta que algunas compañías low cost no ponen no ponen billetes a la venta con más de 6 meses de adelanto.

2 – Reservar enseguida si una tarifa te parece adecuada ya que no es frecuente que baje. Comprar un vuelo con menos de una semana de antelación no suele ser muy económico.

PRÓXIMAMENTE: Reservar con antelación no es un riesgo gracias a nuestro servicio FreeFlex (incluido de manera gratuita en todos nuestros billetes de avión). En caso de cancelación se te reembolsará el 70% del importe de tu compra en vales de descuento, ¡hasta el día antes de la salida del vuelo y sin proporcionarnos ningún motivo o justificación! Y si eliges nuestra opción TotalFlex, se te reembolsará el 100% del precio del billete.

Seguimiento de IP: ¿mito o realidad?

A veces escuchamos que algunas agencias de viajes en línea están aumentando sus precios cada vez que un cliente visita su web. Esto se llama seguimiento de IP. La web visitada rastrearía tu dirección IP en el momento de tu visita, y aumentaría las tarifas cuando regresas a la página. ¡No es verdad! Una página web no tiene derecho de modificar sus precios al alza a través del seguimiento de IP porque esta práctica es totalmente ilegal. Una investigación realizada por la CNIL y la DGCCRF lo ha confirmado. Nuevamente, si los precios cambian cuando vuelves a la página, es porque las acciones y las tasas de las compañías realmente han cambiado mientras tanto.